¿Alguna vez te has planteado qué pasa por la mente de un caballo? ¿Si realmente es posible comunicarse con ellos de una manera casi directa? ¿Existen los susurradores de caballos? ¿Los caballos piensan como nosotros?

Son muchas preguntas cuyas respuestas, a veces pueden resultar inverosímiles. Lo cierto es que hay muchos «profesionales» en el mundo del caballo que presumen de altas facultades que al final resultan ser un fraude, por eso de que la inmensa mayoría de la gente nunca llega a desarrollar una sensibilidad tal como para llegar a intercambiar auténticas palabras con un animal tan extraordinariamente sensible como pueden ser los caballos. Y que sí, efectivamente, piensan.

Si bien es cierto que hoy en este artículo del blog os queremos mostrar uno de los pocos ejemplos que ha demostrado ser, efectivamente, capaz de desarrollar un vínculo tal con estos animales que llega incluso a transmitirnos a nosotros los pensamientos que ellos le hacen llegar a través de su sensibilidad.

Marga Navarro es una mujer de ciencias: Licenciada en Veterinaria, Doctora en Medicina y cirugía animal. Con formación especializada en Medicina y Nutrición Equina, Homeopatía y Medicina Tradicional China. A día de hoy trabaja con grandes nombres del deporte ecuestre de la talla de Beatriz Ferrer-Salat como nutricionista y además, desempeñando una labor de comunicación entre los caballos y sus propietarios.

Hay quien afirma que efectivamente habla con ellos a través de canales que el resto de mortales desconocemos. Ella en muchas entrevistas se refiere a estos como los medios de la sensinilidad y el feeling, que sólo se puede desarrollar una vez dejamos nuestra inteligente y lógica mente humana a un lado.

Puede resultar inverosímil, pero lo cierto es que de las notas que salen de su libreta una vez termina de visitar a un caballo, salen auténticos mensajes que demuestran no sólo coincidir con la realidad o historia de dicho caballo, sino con su comportamiento y posibles soluciones a situaciones o problemas que no llegamos a comprender.

En su libro «Si el humano supiera… un mensaje del caballo para toda la humanidad «, Marga se pasa al papel de simple transmisora de todo aquello que los caballos le han ido comunicando a lo largo de su carrera.

Está escrito de forma completamente inédita, de manera que en sus páginas leemos los testimonios de los caballos en primera persona, haciendo de la experiencia una lectura mucho más íntima.

«La información del libro «Si el humano supiera»… procede de los caballos, yeguas, potros y sementales que han querido compartir con nosotros para que podamos mejorarles su calidad de vida, su bienestar y para que los humanos obtengamos el máximo beneficio de nuestra interacción con ellos.»

Marga Navarro

Con más de 700 páginas, es un libro en el que los caballos nos dan respuesta a una gran variedad de preguntas y que nos ayudará a ampliar el campo de visión que tenemos de su manera de pensar, permitiéndonos mejorar el rendimiento, la conexión y la interrelación que establecemos con ellos.

Si el humano supiera… nos plantea preguntas como estas:

  • ¿Cómo perciben los pensamientos y las intenciones de las personas?
  • ¿Qué piensan de los entrenamientos?
  • ¿Cómo son capaces de orientarse en la naturaleza?
  • ¿Qué piensan los caballos del hecho de ser domados?
  • ¿Cómo pueden hacer una labor terapéutica con los humanos?
  • ¿Cómo les podemos ayudar en su proceso de aprendizaje?

Como estas, hay muchas otras preguntas interesantes en los diferentes capítulos, que se estructuran respondiendo cada uno a una de de esas preguntas.

El de Marga es un mensaje muy importante a la vez que intenso, y es verdad que el lector necesita de un empujón para abrir su mente a una realidad que no es exactamente igual que la suya.

En muchas ocasiones las personas nos empeñamos en cortar todas las situaciones por el mismo patrón: nuestra lógica. Y a la hora de tratar con seres que no comparten esa visión, los conflictos están a la orden del día.

Los caballos piensan, pero de una manera muy diferente a la nuestra.

Los caballos, a diferencia de las personas, son ellos mismo en todo momento, sin necesidad de utilizar una máscara a la hora de tratar con sus compañeros (sean humanos o caballos). Además, viven en el más puro presente. Un caballo no sabe ni se preocupa de qué va a pasar mañana o dentro de 3 meses. Centran sus sentidos y sus emociones en al ahora. Un planteamiento de la vida tan distinto al nuestro que desde luego, debería darnos a pensar en que quizás nosotros deberíamos enfocar la nuestra de otra manera. Pero sobre todo, nuestra relación con los caballos.

Este libro tan interesante lo tenéis en nuestra sección de libros de equitación, junto con otros más de 70 libros de todo tipo: desde herrajes, pasando por métodos de entrenamiento de doma, salto y raid, carruajes, podología…

¡Échales un vistazo en nuestra web!


3 commentarios

Lulu · 10 abril, 2020 a las 10:11 pm

Este artículo me a gustado mucho!

AffiliateLabz · 16 febrero, 2020 a las 8:26 am

Great content! Super high-quality! Keep it up! 🙂

Npnha · 6 febrero, 2020 a las 12:16 am

No son los animales los que no pueden hablar, somos nosotros que no conocemos otra manera de comunicarnos. Me ha encantado el post, muy interesante. A por el libro que voy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *