Skip to main content

Alergias y enfermedades cutáneas. ¿Cómo solucionarlas y prevenirlas?

 Los problemas cutáneos son transtornos relativamente comunes que necesitan un tratamiento para que no deriven en infecciones y problemas fisiológicos más complicados como una obstrucción pulmonar.


Las alergias y enfermedades de la piel pueden ser la causa de que los caballos se rasquen compulsivamente hasta llegar a autolesionarse a parte de otros síntomas que pueden aparecer.

Las causas principales suelen ser por hongos, picaduras, productos tóxicos, alimentación o anormalidades genéticas. En este artículo se recopilan las causas y las soluciones de algunas de las posibles complicaciones cutáneas más comunes en el mundo de los caballos.

La tiña o Dermatofitosis

El causante es un hongo dermatofito. Es decir, la tiña es una micosis que suele aparecer en épocas del año o climas húmedos.

Son hongos que tienen afinidad hacia la queratina, por lo que tienen una gran capacidad para parasitar piel, pelo y uñas en los animales y humanos.

Se distinguen, al menos, tres especies que pueden ser las causantes de esta enfermedad en los caballos: Microsporum,  Trichophyton  o Epidermophyton.

La característica principal de la tiña en los caballos se presenta mediante la forma de las manchas, calvas o costras que se producen en la piel del animal causando un alto nivel de picor y quemazón.

Estas formas suelen ser esféricas, mientras que las costras suelen mostrar una lesión anular clásica en la que la parte central tiene una costra mucho más gruesa que la zona periférica de la herida.  La alopecia se muestra de manera irregular, pero bien delimitada, con múltiples lesiones a lo largo del área infectada.

El principal problema de la dermatofitosis equina es su fácil contagio ya que no solo se transmite mediante el contacto directo entre caballos sonó mediante el uso de cepillos, equiladoras y material de trabajo.

La tiña equina no se suele transmitir en humanos cuando el hongo es T. equinum equinum, es decir, la mayoría.

Pero en Oceanía prevalece la T. equinum autotrophicum que sí que se puede transmitir a los humanos.

TRATAMIENTO

Debido a la reacción de picor cutáneo que los caballos intentan combatir rascandose compulsivamente se crean heridas abiertas de fácil infección.

  • Esquilar el pelo de alrededor de la zona infectada para eliminar la principal fuente de alimento del hongo causante de la infección. La queratina es la proteína que  nutre el hongo.
  • Realizar limpiezas diárias con agua y jabón para desinfectar la zona. Para ello, es recomendable utilizar jabones antimicóticos o fungicidas que aumentarán el nivel de efectividad del tratamiento o jabones desinfectantes incoloros como la corhexidina.
  • Aplicar una crema antimicótica o fungicida que en ciertos casos contienen glucocorticoides ( antibiótico), con propiedades antiinflamatórias y antibacterianas. Se deberá de aplicar la locion cada 12h sobre las manchas préviamente desinfectadas.
  • Mantener las heridas limpias, secas y al aire libre. Los hongos se reproducen en climas húmedos y sin iluminación. Hay que procurar mantener al caballo en un lugar seco y luminoso.
  • El tratamiento tiene que estar supervisado por un veterinario ya que suele durar 6 semanas. Si no se trata correctamente podría reaparecer la infección o estenderse por más zonas corporales agravando el estado de salud del caballo. Se deberá de realizar un cultivo para no confundir la patología con la sarna.

PREVENCIÓN

La aparición de la Tiña normalmente es imprevisible. Hay animales predispuestos genéticamente a  desarrollar este tipo de enfermedad pero normalmente suele aparecer cuando el hábitat donde vive el caballo tiene un clima muy lluvioso y húmedo con pocas horas de sol.

Se pueden enumerar medidas preventivas a efectuar cuando ya ha habido la aparición de estge hongo:

  • Aislar a los caballos infectados en sitios secos y luminosos.
  • Limpiar y no compartir con otros caballos el material de un animal con hongos.
  • Aplicar yodo povidona tópicamente incluso cuando ya ha desaparecido la herida para mantener esa zona seca y desinfectada.

Arestines o fiebre del barro

Dermatitis producida por hongos que aparecen cuando el caballo pasa muchas horas en una cuadra húmeda y súcia o un paddock embarrado y encharcado. Es una patología que afecta mas frecuentemente los pliegues de la cuartilla, talones y en algunos casos, dependiendo de la gravedad de la lesión, puede llegar hasta la parte distal del miembro, donde se pueden desarrollar colonias de hongos y bacterias.

Inicialmente aparece como una leve dermatitis , pero según avanza la patología el caballo sufre de irritación de la piel de la zona de los pliegues de la cuartilla, mostrándose la zona dolorida, sensible, enrojecida y con calor, perdida de pelo en la zona afectada, la piel se muestra costrosa e inflamada etc.

CAUSAS

1.- Factores desencadenantes:  la humedad, la suciedad, heridas que se infectan con la mala higiene del hábitat, arestines mal curados y reiterados…

Esta enumeración representa los factores que activan los patógenos que desarrollan las dermatitis y los hongos  que son capaces de sobrevivir durante largo tiempo en el mismo suelo o estancia. Mientras la piel y el hábitat esten sanos e higiénicos las bacterias no pueden actuar. Una vez que la piel este dañada tiene altas posibilidades de recaer en la infección una vez curada.

2.- Factores genéticos:   Los caballos de capa blanca o pelo blanco en las extremidades tienen la piel más sensible y menos resistente ante la humedad y la poca higiene.

Los caballos con pelo largo en los menudillos tienen menos posibilidad de infectarse ya que el agua resbala por el pelo hacia el suelo y queda más protegida la zona interior pero el inconveniente es que en caso de infección puede resultar más difícil de detectar al aparecer en la piel cubierta de pelo.

3.- Factores físicos / químicos  irritantes:  El material utilizado tales como protectores, vendas o campanas mal higienizadas y de mala calidad pueden desarrollar hongos que posteriormente podrían contagiar esta patología.

Los productos de limpieza como desenredantes o spary quita manchas del pelo muy químicos y agresivos podrían ser un causante de irritación y dermatitis en la piel, que posteriormente podría derivar en arestines por la falta de secado de las extremidades despues de la ducha.

En el campo existen tipos de plantas ortigas que mediante el roze segregan una sustancia irritante o desprenden hojas punzantes. Hay que asegurar la piel del caballo aplicando protecciones para evitar causar una infección por un paseo en el campo.

TRATAMIENTO

  1.  Al diagnosticar la patología colocar al caballo en un entorno seco. Evitando hábitats de fácil reproducción de bacterias y hongos.
  2.  Esquilar el pelo de la zona afectada y los alrededores con mucho cuidado ya que estará muy irritada y sensible.
  3.  Lavar la zona con un jabón antibacteriano o fungicida con componentes de bajos ingredientes químicos. Enjuagar muy bien con agua fría a poca presión. Aplicar un desinfectante para completar la limpieza de desinfección como yodo povidona tópicamente removiendo las costras con mucho cuidado.
  4.  Secar completamente la zona con una toalla higienica y no utilizar para secar otros caballos sanos.
  5.  Bajo las recomendaciones del veterinario, según la gravedad de la infección, aplicar gel o crema antibacteriana o fungicida de ingredientes naturales de propiedades calmantes como la Cléndula, el Hipérico etc. que refresquen, desinfecten y bajen la inflamación de la zona. Si la patología es grave habrá que aplicar un tratamiento a base de una crema con corticoides (antibiótico) preescrito por un profesional.
  6.  Normalmente los veterinarios aplican la crema y vendan la pata completamente unas horas para que la piel pueda absorber el tratamiento completamente y posteriormente es recomendable dejar la herida secar al aire manteniendo la higiene y la limpieza diária de la zona así como la del hábitat del caballo.

PREVENCIÓN

Las infecciones bacterianas con hongos no son previsibles, pero poner atención al día a día del caballo puede reducir el riesgo de desarrollarlo.

  1. Mantener una rutina de asero y observación. Después efectuar una ducha, cuando el caballo ha pasado por terreno húmedo o ha tenido anteriormente arestines hay que pasar una toalla por la zona para secar la humedad y evitar que quede residuo de agua.
  2. Colocar el caballo en un terreno seco y higiénico.
  3. Efectuar limpieza de material que entra en contacto con el caballo absorbiendo el sudor
  4. Vigilar y hacer el seguimiento diário en caso de heridas en esa zona para prevenir una dermatitis o infección.
  5. Tener un botiquín con productos desinfectantes de formulación natural.

Sarna Equina

Enfermedad parasitária transmitida por ácaros reconocida por la rápida expansion y contagio. Infección que necesita tratamiento rápido ya que puede desarrollarse tanto que puede poner en riesgo la vida del caballo.

Los ácaros suelen habitar en climas secos y muy calurosos, la falta de humedad produce polvo y suciedad donde se pueden proliferar este tipo de parásitos.

El diagnóstico de la sarna a menudo es muy difícil de detectar hasta que no es evidente exteriormente (la revisión veterinaria frequente determinaría tempranamente la enfermedad antes de que pueda manifestarse exteriormente). El pelo del animal perderá el brillo volviendose opaco, rápidamente aparecerán costras y pérdida de pelo que produciran picor, sequedad y dermatitis con ampollas etc.

TIPOS DE SARNA

Sarna Sarcóptica – parásito que se introduce en la piel del caballo donde deposita huevos. Este tipo de infección de manifiesta primero en la cabeza (labios, ojos y orejas) y posteriormente se estiende por el cuello, la espalda y el dorso. Desde esas zonas se pueden expandir por el cuerpo del animal con facilidad.

Se localiza de la siguiente forma:

·  Fuerte picor que aumenta con la exposición al sol, en establos muy calurosos y durante la noche.

· Bultos sobre la piel perceptibles al tacto con mechones agrupados encima de los mismos.

· Caida del pelo abundante dejando alopecias donde se pueden localizar llagas que devendrán costras espesas.

· Si no se trata con antelación y rapidez pueden formarse muchas zonas cubiertas de costras y llagas localizadas principalmente en el cuello y la garganta.

· Debido a la inflamación de la piely la infección de las heridas el caballo irá mostrando una actitud apática, pérdida de apetito, y posiblemente fiebre.

Sarna Psorióptica y Auricular – El parásito se deposita en zonas más internas donde se encuentran articulaciones de flexión que conduce a la pérdida de pelo y engrosamiento de la piel en las patas del animal. Si no obtiene un tratamiento podría hacerse crónico.

Infección grave,  que se expande directamente en el interior del cuerpo del caballo.

Sarna Corióptica – Suele empezar en las extremidades posteriores desde donde se extiende hasta cubrir, frequentemente en potros, todo el cuerpo.

A pesar de tener una expansión muy rápida es la menos contagiosa y en algunos casos el proceso de degenerativo es más lento. En otras ocasiones la infección se puede localizar en una extremidad y permanecer sin mejoría no deterioro durante meses.

La aparición se hará notar con un fuerte picor que el caballo intentará combatir pisando fuerte al suelo de manera continuada y mordiéndose las cuartillas.
A simple vista localizaremos la sarna a través de una descamación en la piel que terminará en la caída de la epidermis, llevando poco a poco a la formación de costras escamosas y a la aparición de grandes llagas transversales.

TRATAMIENTO

  1. Colocar el caballo en un hábitat higiénico retirando el estiércol diáriamente.
  2. Esquilar el pelo completamente incluida la crin y la cola.
  3. Efectuar una limpieza y desinfección con jabones antibacterianos o fungicidas con cuidado de no dañar las costras.
  4. Bajo la receta de un veterinario, aplicar una crema de cataplasmas con una solución a base de esteres fosfóricos. El uso de cataplasmas sirve para eliminar la infección, reducir la inflamación, aliviar las contusiones y limpiar las heridas; deben dejarse puestas un máximo de 12 horas, pasadas las cuales convendrá repetir la aplicación;  no conviene colocarlos durante más de tres días seguidos, a no ser por indicación expresa del profesional. Dependiendo de la gravedad de la sarna habrá que aplicar un tratamiento de antibiótico.

PREVENCIÓN

  1. Mantener el hábitat del caballo limpio y higiénico
  2. Tener las vacunas y la desparasitación oral con la correcta frequencia recomendada.
  3. Vigilar y controlar el estado del caballo para detectar rápidamente cualquier anormalidad.

Garrapatas

La garrapatas no son insectos, pertenecen al grupo de los Acáridos, junto con los ácaros de la sarna. Son parásitos que se alimentan de sangre (hematófagos) y no pueden sobrevivir ni completar su ciclo vital sin parasitar.

Entre los parásitos externos equinos las garrapatas son de los más dañinos pues transmiten numerosas enfermedades microbianas.

Las garrapatas que residen en regiones cálidas son casi todas distintas a las que predominan en regiones frías.

Generalmente, en las regiones tropicales y subtropicales suelen ser más comunes y abundantes en las zonas rurales con abundante ganadería que en los bosques, y están activas durante todo el año. En cambio, en las regiones frías hay más garrapatas en zonas de bosques y matorrales que en la zona de pastos, activas solo de primavera a otoño.

CONSECUENCIAS

Las picaduras de garrapata no son de ordinario dolorosas para los caballos u otros hospedadores. La razón es que la garrapata introduce analgésicos naturales con su saliva para aumentar la probabilidad de que el hospedador no la note durante los varios días que dura la picadura. No obstante, si a un caballo le pican docenas o centenas de garrapatas, el caballo sí que lo percibirá como una molestia considerable, independientemente de que la garrapata trasmita una enfermedad o no.

Si hay una infestación abundante de estos parásitos puede ocasionar una pérdida de sangre que ocasionaría anemia. Si la infestación es escasa, la salud del caballo no estará en peligro pero es recomendable ejecutar medidas  para que no haya una multiplicación.

En muchas regiones tropicales y subtropicales, las pequeñas heridas que causan las picaduras de garrapata pueden atraer moscas parásitas que depositan huevos en las heridas  que pueden causar miasis cutáneas graves. Las larvas que emergen de los huevos se alimentan de los tejidos del caballo y pueden causar heridas graves. Si no se tratan pueden ser fatales en unos pocos días.

La intoxicación es otro daño posible consecuencia de la picadura de garrapatas. Estas no introducen un veneno fuerte como hacen los escorpiones, algunas serpientes, etc.. Pero la saliva de las garrapatas contiene una combinación compleja de varias sustancias que pueden efectar fuertemente el sistema inmunitario del hospedador. Hay varias especies de garrapatas que pueden provocarlo y causar una envenenamiento generalizado del hospedador que puede producir parálisis, a veces fatal.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Hay garrapatas que residen en el cuerpo del animal de manera visible facilitando la detección de éstas pero existen casos frequentes de parásitos que se introducen en el interior de la piel del caballo produciendo una infección de mayor riesgo.

Es importante mantener una revisión diária a los animales para descartar posibles infestaciones de parásitos u otras anormalidades.

Si un caballo ya ha sido poblado alguna vez hay que tomar medidas como aplicar mantas antiinsectos y líquidos para prevenir una reiteración así como tener al día la desparasitación interna y externa.

Para hacer el tratamiento de eliminación hay que retirar todas las garrapatas presentes en el cuerpo del caballo, con la ayuda de un profesional.

Seguidamente habrá que lavar con jabón desinfectante, como por ejemplo la Clorhexidina, para limpiar el área e higienizarla. Posteriormente habrá que aplicar una crema antibiótica.

Hay que procurar que las heridas se curen internamente y se sequen al aire para una correcta y rápida cicatrización.



Estas son algunas de las muchas enfermedades de la piel que pueden tener los caballos, en este artículo hemos enumerado unas cuantas muy frequentes y comunes que hay que tener en cuenta para identificarlas y poder reaccionar a tiempo!