Skip to main content

¡Maldito Verano!

El verano ya está aquí, descubre las soluciones de Equippos para los problemas que aparecen en los caballos durante el verano. Picores, irritaciones, eccemas, sequedad de la piel causada por el sol o erupciones provocadas por las molestias de moscas y mosquitos.

SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS DE VERANO

Los caballos son animales de sangre caliente, el cuerpo de un caballo suele estar entre 37º y 38ºC. Por este motivo es muy importante mantener el cuidado de tu caballo en períodos de calor. Una buena hidratación y protección del caballo son claves para mantener al animal sano y vital. Especialmente en verano donde las molestias se agravan con el aumento de la temperatura, la presencia de insectos y la fuerza de los rayos UVA.

1. Mantenlo protegido de los insectos: Las moscas y mosquitos representan una molestia por sus picaduras y reacciones alérgicas, además de poder transmitir infecciones y enfermedades víricas. El principal síntoma a las picaduras de insectos es la inflamación de la zona  afectada acompañado de fuertes picores provocados por la aparición de eccemas o erupciones en la piel. En la mayoría de casos provocan la perdida de pelo, la aparición de caspa e incluso de infecciones, consecuencias causadas por el malestar del caballo y el hecho de rascarse o restregarse constantemente, incluso de forma violenta.

Si el caballo sufre un eczema de verano, es probablemente alérgico a una mosca diminuta, que casi no se aprecia al ojo humano. Los eczemas de verano son una alérgia muy común entre los equinos. Esto no tiene cura porque es una reacción alérgica, un falló en el sistema immunológico del animal. No hay productos del mercado que ayuden realmente a tratar de curar una alergia. Cuando se diagnostica un eccema la mayor preocupación debe ser aliviar sus efectos lo antes posible. Aun así, lo mejor es prevenirlo con productos de hípica para caballos que eviten el contacto de los insectos con la piel del caballo. Las soluciones más comunes son las mantas y mascaras antimoscas, los repelente antiinsectos y los desinfectantes para box.

El método más eficaz es cubrir el cuerpo del caballo con una cobertura especial (mantas de eccema) que le cubre principalmente los crines y la cola. Estas mantas son muy finas y no dan calor. Por lo contrario, la salida al prado es solo un riesgo para él.

Los sprays repelentes y las cremas antiinsectos deben aplicarse diariamente, aunque los efectos de productos como el Tri-tec o el Endure pueden durar entre 15 y 20 días. También se utiliza el formato roll-on para aplicar a la cara del caballo de forma más fácil. Los repelentes ejercen un gran efecto a la hora de alejar las moscas y mosquitos del animal, son una gran ayuda para prevenir picaduras y dolencias a la piel del caballo. Además actualmente no hay motivo de preocupación por los agentes químicos que pueden componer el producto. Hoy en día podemos encontrar en el mercado repelentes fabricados con substancias 100% naturales.

Es necesario también limpiar bien el box y desinfectar cualquier parte de la presencia de ácaros, larvas y mosquitos. Por eso utilizamos desinfectantes de cuadra en liquido. Su modo de empleo es mezclado en agua y se aplica en todo el box.

En el caso de picadura, en el peor de los casos, el caballo puede sufrir de eccema. Aunque como ya hemos comentado no hay un tratamiento seguro para la cura, sí existen aceites que pueden ayudar a aliviar la irritación. De forma específica encontramos lociones antidescamación para la cola y las crines o aceites que ayudan a aliviar el dolor de la inflamación.

2. Vigila los rayos del sol y cuida su piel: Al igual que el ser humano, la piel de los caballos es sensible a los rayos solares. Si el animal se encuentra expuesto en el sol durante mucho tiempo puede presentar sínptomas de deshidratación, cansancio o sequedad de la piel. Este último problema se remedia normalmente con productos de cuidado para prevenir que la piel seca cause molestias, caspa o irritaciones al caballo.

Los rayos UVA o rayos ultraviolados son totalmente perjudiciales para cualquier animal. Una regular y larga exposición al sol podría ser nocivo para el caballo. En este caso las mantas de verano, las mantas cebra y las mascaras actúan como protector frente los rayos del sol y a la vez mantienen al animal cubierto y protegido de problemas en la piel.

Las mantas y mascaras de cebra son perfectas para proteger a tu caballo

En resumen, un caballo bien cuidado es un animal sano. A pesar del verano y las vacaciones no debemos olvidar a nuestro caballo. Las épocas de más calor son las mas difíciles para animales de sangre caliente como los equinos. Por este motivo la prevención de eccemas de verano y la deshidratación son dos puntos fundamentales para proteger a tu caballo. Procura tener en cuenta estos consejos y evita malas preocupaciones durante las vacaciones.